Los 3 puntos imprescindibles en una producción de vídeo

Producción de Video

Los 3 puntos imprescindibles en una producción de vídeo

En la actualidad, el desarrollo de la producción audiovisual, la producción de video,  se ha convertido en una tarea primordial para cualquier empresa. Vivimos en una era digital donde lo visual no sólo está a la orden del día, sino que es capaz de traspasar cualquier frontera y hacer llegar un mensaje de una manera mucho más potente a millones de personas. De ahí que haya surgido la necesidad, en diferentes sectores, de contar de un equipo de profesionales coordinados para elaborar piezas audiovisuales que permitan mostrar lo mejor de cada una de estas empresas y garantizar así la confianza, fidelidad y compromiso de sus respectivos clientes a largo plazo.

 

Producción de Video

Etapas de la Producción de Video

Preproducción: En esta fase se produce el primer contacto entre el cliente y la agencia. Después tienen lugar la elaboración de una propuesta creativa y de una estrategia con la que poner en marcha un plan de acción perfectamente estudiado con anterioridad.

Producción: Consiste en llevar a la práctica el plan que ha sido previamente elaborado. Aquí es donde entran en acción profesionales como cámaras, técnicos, realizadores…

Posproducción: Una vez obtenido el material, el proceso culmina con la revisión, montaje y mejora del mismo. El objetivo es conseguir la mejor versión del producto final.

 

Puntos imprescindibles en la producción de video

Tras conocer en qué etapas se divide la producción audiovisual o producción de video, es fundamental tener en cuenta estos 3 puntos imprescindibles antes de embarcarse en la creación de cualquier vídeo:

Mensaje o tono: Hace referencia a aquello que se quiere transmitir. Probablemente, cuanto más sencillo y directo sea el mensaje, más calará entre el público. Además, será conveniente especificar cual es el objetivo final de dicho mensaje ya que, en función de este, se optará por un tono u otro en su comunicación.

Llamada a la acción: Es probablemente uno de los aspectos más complicados de conseguir. Consiste en, a través del vídeo, conectar con la audiencia de tal manera que se genera entre esta y la marca o empresa un vínculo o enganche emocional. Quienes vean la pieza audiovisual la recordarán porque conseguirá llegar a tocar sus emociones. Para ello, suele ser muy recurrente apostar por historias que permitan a los espectadores sentirse identificados.

Duración: En cualquier plataforma, el tiempo es dinero. Por este motivo es fundamental no sólo partir de buenas ideas sino producirlas de la manera más sencilla que exista. Muchas veces, menos es más y en el caso de lo audiovisual, es muy complicado mantener la atención del público durante más de unos minutos.

Por último, hay que considerar la importancia de contar con una buena programación, mantener una escucha activa con respecto al cliente y atender a todos los detalles. Algo que en Babalua desarrollamos en cada uno de nuestros proyectos, transformando ideas en emociones.

Trabajamos día tras día por ir de la mano de nuestros clientes en cada uno de sus propósitos, ofreciéndoles una comunicación 360 y reflejando sus labores en proyectos audiovisuales creados con gran cuidado y minuciosidad. De hecho, desde hace unos meses, nuestro equipo se encarga del desarrollo de la comunicación interna de la multinacional Endesa a través de su canal Endesa TV. Gracias a este, miles de empleados pueden seguir con éxito toda la actualidad informativa de su compañía, además de involucrarse más aún en sus proyectos.

WRITTEN BY: